domingo, 1 de mayo de 2016

¡PASTOREÑO!


Pastoreño, ¿quieres a la Pastora? ¿Cuántos estas dispuesto a dar por Ella…? ¿Sabes que la Hermandad creada hace tres siglos para venerarla, para ensalzarla y para que a través de Ella, lleguemos a su hijo el Buen Pastor, la formamos todos los hermanos, es decir, que tú eres parte necesaria de la misma?...

Pastoreño, hermano de esta hermandad ¿Quieres a la Pastora? ¿Cuánto estas dispuesto a hacer por Ella? ¿Sabes que tu hermandad te necesita? La hermandad requiere de ti, que sepas estas a la altura del momento que vivimos, la hermandad somos todos los hermanos, incluso aquellos que no siéndolo, sienten esa filiación tradicional a la Pastora que en Cantillana se trasmite de madres a hijos, de generación en generación. Por ello, todos debemos implicarnos en su misión, en su gestión y en su futuro y progreso.

No dejes pastoreño, hermano, que sean otros los que decidan y actúen por ti, los que se arroguen en exclusividad un privilegio que es a ti, como a todos los pastoreños, a quien pertenece.
Pertenecer a la hermandad o formar parte de su junta de gobierno es más que un privilegio, es un servicio abnegado, a la Iglesia, a la Institución y a todos los hermanos… “Servir es reinar” lo dijo tu Hermano Mayor Perpetuo: ese que todos reconocemos como tal y que desde el cielo cuida y guía nuestros pasos… Marcelo Spínola, el Cardenal mendigo de cuya humildad todos deberíamos aprender.

Servir es reinar es la divisa y blasón del único apellido que nos importa y llevamos todos: Pastoreños. Que nadie intente usurpar un linaje que nos es común como cantillanero, bautizado, como pastoreño, como hermano…

Con la necesaria formación, la caridad de nuestras obras como bandera y con la fe que por gracia divina nos inculcaron nuestros mayores, TODOS, TODAS, partimos desde 0 en el desafío de implicarnos en la construcción y desarrollo futuro de una verdadera Hermandad. Esta, la nuestra, será todo lo grande, lo fuerte y esplendorosa que todos nosotros queramos, como siempre ha ocurrido. Porque la historia y patrimonio material y espiritual de la Hermandad Pastoreña, son fruto colectivo de quienes a través de los siglos la han querido.

Ante acontecimientos decisivos para nuestro futuro, pastoreño, sé valiente, no permitas que de nuevo nadie se apropie de una herencia que es tuya, de todos… ¿quieres a la Pastora, y lo mejor para Ella? Implícate, apoya a quien como tú tiene en sus manos regenerar una institución de siglos, con trasparencia, con humildad, con los brazos abiertos… y así engrandecer su futuro.
No estamos aquí para servirnos de la Pastora, sino para servir a Ella y a sus hijos, “servir es reinar” como decía nuestro perpetuo y querido Hermano Mayor.

Un cambio generacional viene pidiendo paso con fuerza desde hace años, está siendo demandado por una mayoría de pastoreños… sangre nueva que regenere nuestra Hermandad, que la haga trasparente en todos sus gestiones, que la una reunida en torno al cayado de la Virgen y abierta a todos sin distinción.


Pastoreño, ¿quieres a la Pastora? ¿Quieres engrandecer a tú Hermandad? Pues ya sabes… No dejes de formar parte de este necesario cambio.

domingo, 24 de abril de 2016

¡Hemos ganado!


El tema de las elecciones en las hermandades no pierde actualidad porque como cada Hermandad tiene su propio calendario, raro es el mes en el que no se celebran elecciones en alguna.

Cuando hay dos o más candidaturas una será la que salga la que salga adelante y la otra, u otras, se quedan sin opciones de gobernar. Hasta ahí todo normal. Los problemas aparecen cuando las candidaturas que no han salido o, aunque sólo haya habido una, el grupo de los disconformes que no se presentaron porque no tenían posibilidades, se constituyen en “oposición” y ejercen como tal en la barra de los bares o en tertulias más o menos formalizadas, a veces incluso disfrazadas de asociaciones culturales.

En estas situaciones la actitud del flamante Hermano Mayor ha de abarcar dos frentes:

Por una parte, con independencia de las diferencias que pudiera haber -normalmente por temas accesorios o por personalismos-, desde el momento en que presta juramento como Hermano Mayor su actitud ha de ser de acogida a todos y de ausencia de crítica a cualquier hermano, ni siquiera consentida, mucho menos formulada. Es como si un padre criticara o consintiera críticas a alguno de sus hijos. Debe respetar a todos, respetar la libertad que Cristo nos ganó, de lo contrario se provocan rencores que generan desilusión.

Viene a cuento recordar la figura de Thomas Becket, noble inglés del siglo XII. Amigo del rey Enrique II, que le nombró Canciller y más tarde Arzobispo de Canterbury, para que se plegara a sus deseos; pero desde el momento en que fue consagrado, una transformación radical se operó en el nuevo Primado ante el asombro de todo el reino, pasando a defender la causa de la Iglesia católica, lo que motivó que fuera asesinado. Seguro que no es necesario llegar a esos extremos; pero es un buen referente.

Por otra el Hermano Mayor ha de mantener una amable firmeza en el desarrollo del proyecto con el que se presentó, el que han aprobado los hermanos. El Hermano Mayor ha de ser consciente de que lo han elegido para que lleve a cabo el proyecto propuesto, que ha de ser algo más que una serie de actividades. Lo que exige la necesaria fortaleza para llevarlo a cabo. Gobernar buscando exclusivamente la aprobación ajena y el aplauso de los demás, puede llegar a deformar la propia conciencia. El criterio de actuación que nos guía no ha de ser el qué dirán, sino la lealtad.

En ocasiones, por no desentonar con el ambiente, por agradar a algunos, se comienza a no ser del todo coherente con los principios. Se cae en la tentación de inclinarse hacia el lado en que es más fácil recoger sonrisas y cumplidos, o lo que es lo mismo, del lado de la mediocridad. Tal estado de cosas da lugar, en el mejor de los casos, al nacimiento de una inestabilidad frívola.

En síntesis: tras la jura el Hermano Mayor ha de ensanchar su corazón para dar cabida en él, a todos los hermanos, sin excepciones, y a cumplir fielmente su plan de trabajo, sin más concesiones que las que aconsejen nuevas circunstancias sobrevenidas.

Publicado en Iglesia de Sevilla el 5 de Abril de 2016.

sábado, 16 de abril de 2016

Algunas cualidades exigibles a un hermano mayor


Una de las características del mundo de las hermandades es que, al ser tantas, siempre hay alguna en puertas de unas elecciones.

Ya hablamos en este mismo blog hace poco más de un año, concretamente el 9 de febrero de 1015, de la importancia de las elecciones en una hermandad y las pautas por las que éstas deben regirse. Querría añadir a lo allí dicho dos notas más sobre el candidato a Hermano Mayor. La primera es que no todo el mundo reúne las cualidades mínimas necesarias para dirigir una Hermandad, aunque cumpla los requisito formales que determinen, en su caso, las Reglas: por muy antiguo que sea; o por mucha devoción que tenga a sus titulares, o por relevante que sea el candidato.

Otro punto a tener en cuenta es que los hermanos mayores no son intercambiables, ni responden a un patrón fijo. Cada Hermandad, en cada momento de su historia, necesita de un Hermano Mayor con unas características determinadas.

Pero hay algunas notas que deberían ser exigibles a todos:

* Conocimientos básicos de las técnicas de gestión de organizaciones: definición de la misión; trabajo en equipo; dirección por objetivos; control presupuestario; planificación estratégica.

*Visión de futuro innovadora y atrayente, siendo capaz de distinguir entre lo permanente, aquello que forma parte de la esencia de la hermandad, y lo que son “tradiciones” de no más de veinte o treinta años que han quedado obsoletas. Saber innovar para que la Hermandad sea más fiel a sus fines.

*Planificación estratégica. Diseñar el escenario al que uno quiere llevar la Hermandad y ser capaz de tomar las decisiones oportunas para ello.

*Una formación doctrinal suficiente. Difícilmente pude dirigir una Asociación Pública de Fieles de la Iglesia Católica quien presenta lagunas importantes en el conocimiento de la doctrina católica.

*Dotes de comunicación y liderazgo, para transmitir su visión de futuro y crear equipo en torno la misma

*Comportamiento ético. La ejemplaridad exigible a un Hermano Mayor no se circunscribe al ámbito exclusivamente cofrade. Abarca toda su vida, también su vida privada. Ha de ser el espejo en el que se miren todos los hermanos. Esta ejemplaridad no se limita al periodo que dura su gestión al frente de la Junta de Gobierno: la condición de “exHermano Mayor” es vitalicia, y sus exigencias también.

La mayoría de estas cualidades no son innatas. Es preciso adquirirlas y cultivarlas. La formación del Hermano Mayor ha de ser permanente.

Publicado en Iglesia de Sevilla

martes, 12 de abril de 2016

Cultos en honor de la Divina Pastora de Marchena


La Parroquia de San Juan Bautista de Marchena y el grupo juvenil de la Divina Pastora, celebran cultos en honor de la Madre del Buen Pastor con motivo de su festividad. El sábado 16 de Abril, tendrá lugar la celebración de la Santa Misa a las 20 horas, la imagen de la Pastora de las Almas estará expuesta a la veneración de los fieles en devoto besamanos desde las 18:00 h hasta las 21:00 h del día 16, mientras que el Domingo 17 de Abril estará hasta las 13:00 horas.

La Imagen de la Divina Pastora de las Almas, es una talla de candelero para vestir, que procede del extinto convento de capuchinos de Marchena, de donde llegó a la Parroquia Matriz de San Juan. Durante años, participó en la Procesión del Corpus Christi y tras muchos años relegada al olvido, a pesar de la devoción que antaño despertaba, recientemente un grupo de jóvenes se han unido para reactivar su culto y fomentar su devoción, así el pasado año, en Septiembre, volvió a salir en procesión por las calles del barrio de San Juan, arropada de multitud de fieles. Desde yo soy Pastoreño, nuevamente animamos a los jóvenes marcheneros de San Juan para que la devoción pastoreña recupere todo su esplendor en esta ciudad de la Campiña.

viernes, 8 de abril de 2016

Ya hay fecha para el Cabildo de elecciones


La junta de gobierno de nuestra Hermandad, ha hecho público el siguiente comunicado:

La junta de gobierno de la Hermandad de la Divina Pastora comunica a todos sus hermanos que, con el visto bueno de la Delegación de Asuntos Jurídicos para las hermandades del Arzobispado de Sevilla y de los dos candidatos presentados a hermano mayor, cumpliéndose las formalidades que se establecen en las reglas, se convocará Cabildo General de Elecciones para el próximo día 2 de Mayo, lunes festivo.
En fecha próxima se hará llegar a todos los hermanos el anuncio oficial del Cabildo y la documentación necesaria para la emisión del voto, tanto personal como por correo.

Cantillana 7 de Abril de 2016.

El secretario, Manuel Pérez Suárez.