jueves, 18 de febrero de 2010

Todo por Amor




El próximo día 21 de Febrero de 2010, tenemos una cita muy importante y significativa para cualquier hermano y hermana de la Hermandad de la Divina Pastora de las Almas. Sabemos que este cabildo general de elecciones supondrá un punto de inflexión en el seno de nuestra hermandad y por ello quisiera compartir mis reflexiones.

En la antesala a la Cuaresma que se inicia está la reflexión y nuestro compromiso como cristianos: una reflexión seria y coherente con la Fe que profesamos.
Desde el amor a Maria, madre nuestra, y a través de ella, sirva nuestra oración y obras para acercarnos nuevamente a Jesús, Padre y Señor de Amor.

Ante el estrés diario de la vida ajetreada, ante las murmuraciones, los comentarios, las tareas cotidianas que nos absorben y desconciertan, es necesario y preciso buscar un espacio, un tiempo……aunque sólo sea un minuto, y escuchar.

Prestemos atención a “la Voz de Jesús” que, cansado y sediento, le dice a la mujer samaritana en el pozo de Jacob: “DAME DE BEBER” (Juan 4,7).

Miremos a Jesús clavado en la Cruz, muriendo, y prestemos atención a su débil voz: “TENGO SED” (Juan 19,28).

“A MI ME LO HICISTE”. Jesús se convierte en el hambriento, el desnudo, el sin hogar, el enfermo, el prisionero, el solitario, el despreciado,….

Jesús, que dio todo por amor, está hambriento de nuestro amor, y ésta es el hambre de nuestros hermanos necesitados, de nosotros mismos, porque… ¿QUIÉN DA TODO POR AMOR???

Nuestra candidatura, apuesta por una acción de caridad renovada, participativa, con multitud de manos que se unen para ofrecer obras de amor a nuestra Madre, que, como cualquier madre buena, intercede continuamente por nosotros, por amor.

Os pido encarecidamente vuestro apoyo, vuestro voto y vuestro compromiso, para que podamos hacer realidad acciones solidarias reales:

- Para formar un numeroso grupo de personas voluntarias, en el área de la acción social.
- Para compartir nuestros corazones con las personas que lo necesitan
- Para llenar de valores a los jóvenes, que se ilusionen con los proyectos a realizar.
- Para estar al lado de la experiencia y la sabiduría de nuestros mayores.
- Para tender la mano a las familias que lo necesiten.
- Para dar voz a las necesidades de los más débiles.
- Para alentar las capacidades de aquellas personas que se encuentran marginadas.
- Para dar sentido, desde el amor a los demás, de nuestro SER PASTOREÑO.

Por todo ello, os pido todas las manos y todos los corazones que podamos conseguir para poder ofrecer multitud de obras, que son los auténticos testigos de nuestra pasión por MARIA, PASTORA DE LAS ALMAS Y DE LOS CORAZONES.



Paqui Valle Castellano
Candidata a Diputada de Caridad y Formación
.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda alguna la caridad es la mayor expresión de amor que podemos mostrarle ala Pastora. ser caritativos e intentar parecernos a María es el mejor regalo que puede recibir de su rebaño, porque como dice la célebre frase "amor con amor se paga". Es necesario en nuestra hermandad un crecimiento de acciones solidarias y el incremento de la formación de nuestros hermanos y estoy muy seguro que ello es algo prioritario para la candidatura de Antonio Jose Castaño. Hechemos la vista atrás y recordemos que el origen de las hermandades fueron entre otros las obras piadosas y el culto, y estos deben ser los dos pilares de nuestra hermandad.

juan.gf dijo...

este es un artículo para la reflexión, y por consiguiente para pasar a la acción.Comencemos por apoyar la candidatura de Antonio J. Castaño, ya que entre otras muchas razones, está la de apostar fuerte por el desarrollo del área social.

Anónimo dijo...

EL MANDAMIENTO PRINCIPAL

En Mateo encontramos que Jesús nos dice "...Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente...", y también "... Amarás a tu prójimo como a ti mismo..." (Mt 22 34-40)

En Marcos se recoge prácticamente el mismo texto, indicando Jesús que "...No existe otro mandamiento mayor que éstos." (Mc 12 28-31)

Lucas lo llama "El gran mandamiento". Y vuelve a repetir cómo Jesús nos enseña "...Amarás al Señor tu Dios... y a tu prójimo como a ti mismo..." (Lc 10 25-28)

Por último, Juan nos muestra a un Jesús que nos habla así:

"...Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros....En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros." (Jn 13 34-35)

Creo que no es casualidad o capricho que en los cuatro Evangelios encontremos el mismo y mayor mandamiento de Jesús:

AMA A DIOS Y A TU PRÓJIMO

Porque no tiene sentido amar a María, a Pastora, a la Madre de Jesús, y no desvivirse por seguir la Palabra de su Hijo: Amor.

No tiene sentido hablar de Pastora sin hablar de Jesús. Y el mensaje de Jesús es claro, breve y directo: Amor.

En nosotros está tomar esta palabra y hacerla realidad. Ahora tenemos una oportunidad de intentarlo, de demostrar que somos discípulos de Jesús.

Creo que reflexiones como la que nos ofrece Paqui Valle son las que necesitamos en estos momentos. Por ello, se las agradezco.