lunes, 8 de febrero de 2010

Esos son los imprescindibles

.

En estos días, en los que tantas conversaciones se cruzan a nuestro alrededor, tantos comentarios y algún que otro disparate, parece adecuado alejarse de tanta mediocridad y dedicar unas muy merecidas líneas a un hermano nuestro, en el que la lucha y el servicio a los demás le han caracterizado durante su vida laboral y personal. La sencillez y el trato igualitario a todas las personas, han sido otras de sus virtudes, así como la honradez y seriedad en el quehacer diario. Pero por encima de estas cualidades, lo que más destaca en su vida es, el amor a la Divina Pastora. Amor que no se traduce por meras conversaciones o halagos propios, se deja manifestar constantemente por su labor incansable en nuestra Hermandad. Porque su vida ha sido una total entrega a ella, porque siempre ha antepuesto su devoción a cualquier otra cuestión, y porque el único interés en tantos años cerca de nuestra Divina Pastora, ha sido fomentar los valores del pastoreñismo, lejos de pretensiones individuales y particulares. Me estoy refiriendo al actual Hermano Mayor de nuestra Hermandad, Antonio Castaño Villalón, nuestro Castaño. El único hasta ahora que ha sido elegido democráticamente por todos nosotros, y del que nos enorgullecemos la gran mayoría de los pastoreños y pastoreñas; porque ha regido los destinos de nuestra corporación en los doce últimos años, donde los logros obtenidos son más que evidentes. Para nosotros, Castaño es toda una institución, el pastoreño con el que todos deberíamos identificarnos, pastoreño del pueblo con una devoción heredada de nuestros mayores, porque en definitiva nuestra Pastora es la herencia más preciada de nuestros antepasados, herencia que a todos y a todas nos iguala, sin exclusividades.

Castaño dejará próximamente su cargo de Hermano Mayor “saliendo por la puerta grande”, con la satisfacción personal de haber dedicado muchos años, toda su vida, a la Hermandad de la Divina Pastora de las Almas. Desde aquí, nuestro merecido reconocimiento, que yo simbolizaría con unas palabras de Bertolt Brecht:

”Hay hombres que luchan un día
y son buenos.
Hay otros que luchan un año
y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos
Pero hay, LOS QUE LUCHAN TODA LA VIDA:
ESOS SON LOS IMPRESCINDIBLES”.


Nati Rosa Sanz Sanz.

4 comentarios:

tony dijo...

mi mas sincera enhorabuena por estas palabras tan bien escritas y tan necesarias.y como bien dices tu, Castaño es un gran ejemplo para todos y ojala muchos aprendieran de él.

Pastoreño dijo...

Los administradores del blog queremos darte la enorabuena por este gran articulo, todos los Pastoreños sabemos lo que a representado el para la Hermandad y lo mucho que ha trabajado para nuestra Pastora, Que Ella te bendiga a ti y a toda tu familia porque tambien tu eres una pastoreña ejemplar.
¡¡VIVA LA PASTORA DIVINA!!

pastoreño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pastor dijo...

Nati Rosa quiero darte mi mas sincera enhorabuena por tus bellas y emotivas palabras y por poner los puntos sobre las ies,ya que nuestro CASTAÑO,como todos lo conocemos ha sido un ejemplo de valentia,valia,amor y entrega por la que verdaderamente nos mueve,que es la Divina Pastora.
Enhorabuena