lunes, 8 de septiembre de 2014

8 de septiembre. Divagando por el día de la Gracia



Como un sueño o visión
(Juan Bautista de Ardales)


Todo está cumplido. Se cerró, otra vez, como siempre, el ciclo ancestral de los ritos heredados y aprendidos, que atraviesan nuestro existir cotidiano como un huso afilado, devanador de los hilos del tiempo y la memoria. El pueblo, sabio y abnegado, ha agotado ya sus trabajos y sus horas para que todo brille con la pureza de lo intacto. Frescor de álamos y agrestes corchos en el sagrado escollo de su Pastorado. La palma de su triunfo adivinada en la curvatura de los efímeros arcos. El añejo tisú izado como regio pendón en el escalofrío de la víspera. Cada viva no gritado, cada llanto no estrenado, cada plegaria no musitada aún destilan impaciencia en la sombra inquieta de la espera. Todo cumplido está para que amanezca este día inefable del Gozo y la Gracia…

Este día en que Cantillana percute sus pulsos con el latido metálico de las floridas dianas. Este día en que Cantillana le presta su júbilo al travieso estallido de la pólvora. Este día en que Cantillana serpentea el orgullo de su mejor dote en el temblar de las banderas. Y se encarama a la torre mayor para desatar un grito de bronce que estremezca a las fértiles riberas y las sementeras exhaustas. Y se anuda a su nostalgia un cabujón de nardo y papel picado. Y mima jazmines para que nieven su peña. Y aguza sus gargantas y sus pupilas. Y se consume en fervores y arrebatos. Día fugaz y legendario. Día bendito e imperecedero. Día en que Ana parió a María para que concibiera al Cordero victorioso. Día de la Pastora.

Como el silbo de un zagal que reúne a su ganado, el cohete y la campana esparcen las primicias de la Virgen en el piadoso redil de Cantillana, que sube –como Ella subió en pos de Isabel– hasta la pastoreñísima parroquia a renovar los votos de la devoción de sus abuelas. Al pie de su bucólico escabel, tributará la villa a la Pastora en su fiesta mayor y mejor la ofrenda del pasto místico. Es la mañana de la Función. Mañana de moñitas y encajillos pintureros, de lágrimas y jaculatorias escondidas, de fasto y tradición íntima. Mañana solemne y popular, auténtica y asolerada, como ninguna otra en Cantillana.

Y trotará el minutero desbarrancado hacia lo irremediable y anhelado. Acecharán en el crepúsculo las negruras de la noche, que en vano intentará deslizar su plomizo crespón sobre Cantillana: una Doncella ceñida de Sol alzará su augusta luminaria a eso de las diez y no acamparán aquí las tinieblas de la madrugada. Océano luminoso e infinito, Pastora refulgente y embelesadora. Veremos en el cayado una aurífera antorcha y doce constelaciones tejerán una guirnalda de astros para timbrar la hermosa cumbre de su rostro. Vereditas iluminadas hasta Martín Rey, pradera de luz para la Virgen campesina. Cantillana y la Pastora, cara a cara mirándose, cegada la una, irradiadora la Otra, misterioso crisol de fulgores y ansias irrefrenables. Y en el enjambre de amor y miel de la calle más pastoreña, de nuevo la liturgia que hipnotiza las voluntades. Los fuegos, la salve, los vítores, el peregrino sombrero y su frente desvelada ante una grey encrespada en un rapto de fe y delirio.

Preso de su hechizo, esclavo de sus designios, el rebaño, en su pellica prendido, a su lado caminará buscando la aurora, desgranando lloros y requiebros como las cuentas de un rosario. Arañará Cantillana los últimos sorbos de la noche antes de que la Pastora apure el mágico desfile de su procesión. El recuerdo de lo sentido nublará el entendimiento por inexplicable y enigmático: no buscará Cantillana respuestas a las incógnitas, sabe que no las hay. La noche del 8 de septiembre es un jeroglífico indescifrable que se nos escapa de las manos con un eco melancólico y subterráneo. De la mismísima entraña de la tierra que la Virgen elegió para asentar su aprisco, esta Cantillana vieja y distinta, que sólo sabe vivir reflejándose complacida en el espejo virginal de su Divina Pastora.

Juan Manuel Daza Somoano

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso artículo me ha emocionado mucho viva la Divina Pastora!

Pastora dijo...

Bellisimas palabras Juanma. Enorabuena por este articulo tan emotivo ¡viva la Pastora Divina!

Anónimo dijo...

Que categoría de artículo, es imposible no emocionarse al leerlo, si eres pastoreño. Felicidades al autor.

Anónimo dijo...

Después de vivir un 8 de Septiembre lleno de jubilo y fervor junto a nuestra Madre, leer estas lineas nos hace recordar los momentos vividos, y emocionarnos mas si cabe. ¡VIVA LA PASTORA DIVINA! Enorabuena Juan Manuel. Tus bellisimas palabras, tu sabiduria puesta al servicio de la Pastora, es motivo de gratitud del pueblo pastoreño. Gracias.

Luis Manuel López Hernández dijo...

Precioso, magnífico, elevado, brillante, rotundo, de otra esfera.... de lo mejor que se ha escrito para describir la gloria atemporal del Día de la Pastora.

Enhorabuena Juanma, amigo, definitivamente no nos equivocábamos contigo ni un ápice; otros si que se equivocaron escandalosamente al no elegirte.... Las cosas de los mediocres, que ya lo dice el Evangelio: no se le dan perlas a los cerdos...

Después de leer uno este embeleso pastoreño, ¡te cuesta tanto volver a la cruda realidad!

Rosario dijo...

preciosas palabras, cuanto talento ha dejado de ir la hermandad, es una pena pero gracias a este blog podemos disfrutar de las cosas tan lindas que escribii. Saludos y viva la Pastora Divina!

Anónimo dijo...

unas palabras muy emocionantes, enorabuena.

Fco Javier dijo...

MARAVILLOSO Enorabuena Juanma

Anónimo dijo...

Me ha dejado sin palabras... Me ha hecho llorar. Gracias Juan Manuel, que la Dvina Pastora te lo premie. ¡Viva la Pastora Divina!¡Viva el 8 de Septiembre!¡Viva la Madre de Dios!

José Manuel Barranca Daza dijo...

Juanma,enorabuena por tus palabras, hoy que es un dia cualquiera de enero, vuelvo a leer este articulo y vuelvo a emocionarme recordando el dia mas grande del año. Me siento inmensamente orgulloso de que hubieses sido mi diputando de juventud, los años que pertenecí al grupo joven, que alto se dejaste el listón.

Anónimo dijo...

que lastima lo que ha perdido la hermandad, quien no quiere personas de la categoria humana e intelectural de Juan Manuel somoano ou otros dentro de nuestra hermandad, ni quiere a la hermandad ni quiere a la Pastora.

Anónimo dijo...

Los pelos de punta con este texto, ahora que falta un mes y un día para volver a vivirlo es imposible que no se me herize la piel, que orgullo mas grande ser pastoreña.