lunes, 15 de febrero de 2010

Fieles colaboradores

.

““Niño,… tu que estas en la hermandad…” es una frase que el que escribe, junto con otros muchos compañeros llevamos años escuchando de boca de cualquier pastoreña. Esta frase, que aparentemente es tan ingenua, encierra algo más que el pastoreño capta perfectamente.
Somos muchos los que llevamos años colaborando y trabajando en la hermanad en un discreto segundo plano, pero la intuición de la gente del pueblo en un acto de cercanía, y por que no decirlo de reconocimiento, pone de manifiesto con esa frase la importante labor de los colaboradores, que en ocasiones puede llegar a ser mas efectiva y responsable que la de algunos miembros de junta.

Un día llegamos a la hermandad como un niño curioso al que le gustan “las cosas de la Iglesia y de la Pastora” simplemente comenzamos abriendo flores para Martín Rey o acarreando enseres para el risco. Ese niño va creciendo, muchos se retiran a medio camino, pero otros seguimos adelante y cada uno va aportando su ilusión, mostrando sus habilidades y capacidades, “despuntando” en uno u otro terreno, vas creciendo en el seno de tu hermandad y los componentes de la junta de gobierno te van integrando hasta llegar a considerarte su más fiel colaborador.

Estos “fieles colaboradores” llevamos años desempeñando un trabajo callado de complemento y ayuda a la junta de gobierno que en muchas ocasiones suple o tapa las carencias de la misma. En estos últimos años los colaboradores junto con algunos miembros de junta (que ahora forman la candidatura de Antonio J. Castaño) hemos tenido que tapar demasiadas carencias, sobre todo de ganas, trabajo e ilusión. Poco a poco los más veteranos, quizás por desgana o cansancio, han ido poniendo la hermandad en nuestras manos, en unas manos jóvenes, trabajadoras, formadas y también experimentadas, en las que ellos confían plenamente; hasta que se dan cuenta un día que han ido dando paso a una nueva generación, a una nueva forma de trabajar y concebir la hermandad, entonces todos estos ayudantes y “fieles colaboradores” que tan integrados están, ya son molestos, y para algunos pasan a denominarse “gente de la calle”.

Los más jóvenes de la junta actual junto a un buen número de colaboradores hemos “tirado del carro” en esta última etapa de la hermandad, elevando el nivel de la misma a una altura que no todo el mundo será capaz de mantener o acrecentar. Toda esta generación de jóvenes bien formados y comprometidos con el futuro de la hermandad se ha unido ahora entorno a una brillante candidatura, capitaneada por Antonio J. Castaño. Todos estamos aquí. Todos los jóvenes que los pastoreños han considerado siempre los necesarios para regir el futuro de nuestra hermandad están aquí, no en otro sitio. Con la candidatura de Castaño se produce la sucesión natural dentro de la propia hermandad, sin improvisaciones, sin gente ajena a la vida interna de la corporación.

Antonio J. Castaño sabe que lleva en su candidatura gente lo suficientemente capacitada para llevar adelante la hermandad en los próximos años, no hay incertidumbre sobre el futuro, porque todos conocemos sobradamente el papel y el trabajo que debemos seguir desempeñando, unos desde primera fila, y otros desde el segundo plano, pero todos formamos un grupo compacto que funciona a la perfección.
Después del 21 de febrero, el candidato que resulte elegido tendrá que gobernar la hermandad con la gente que se ha rodeado, con la gente en la cual ha depositado su confianza, con sus “fieles colaboradores”. La candidatura elegida deberá ser autónoma y autosuficiente para regir todos los ámbitos de la hermandad, contando con sus propios efectivos, sin tener que suplir sus carencias con “gente de la calle”.
En nuestras manos está pastoreños, tenemos la responsabilidad de ser coherentes con nuestros pensamientos y con nuestra intuición, esa intuición que superando malos tiempos, rencores y habladurías, te golpea diariamente el subconsciente diciéndote que lo mejor para la Pastora es la candidatura de Antonio J. Castaño, no nos engañemos, que todos sabemos cual es la realidad.
Ahora que estamos en las vísperas de este acontecimiento, hagamos todos un examen de conciencia, que cada uno piense solamente qué es lo mejor para la Pastora, y que deposite su voto siendo consciente de lo que está haciendo, y sea responsable de su acto con todas las consecuencias. Después del próximo domingo, de una manera u otra, con responsabilidades o sin ellas, como fiel colaborador o como uno más, todos seguiremos siendo pastoreños ejemplares, viviendo y sintiendo día a día el amor y la verdadera devoción sincera por la Pastora.
.
José Naranjo Ferrari
.

6 comentarios:

Pastor dijo...

Enhorabuena Jose,es tu comentario una imagen plena de mucho de nosotros.

camarin dijo...

Que palabras más bien dichas, que verdad en cada una de tus lineas....

juan.gf dijo...

te felicito, o mejor dicho, debemos felicitarnos todos por tener a nuestro lado personas como tú, capaz de expresar tan claramente lo que muchos pensamos.

Anónimo dijo...

Este artículo es una verdad como un templo de grande!

portillo dijo...

enhorabuena por tu acertadisima descripcion de la autentica realidad de nuestra querida hermandad

Anónimo dijo...

Que verdad mas grande.
¡¡¡ viva la pastora divina !!!