lunes, 25 de enero de 2010

Servir a los demás




Frente a todos los proyectos generales o particulares, frente a cualquier disposición, ante toda idea previa, que un hermano tenga a la hora de asumir su candidatura para la junta de gobierno de una hermandad, se encuentra un sentimiento prioritario, una forma de vida que consiste en anteponer el bien general al propio y el servicio a los demás por encima de cualquier cosa.
Decía un Santo, Cardenal y pastoreño, que servir es reinar, ¡cuanta razón tenía Spínola!, pero para esto hay que entender el trabajo de la vida con un sentido altruista y dedicar muchas horas y muchos sueños y muchas ilusiones para el beneficio común de una hermandad. Para ello, todo el mundo no esta disponible, de hecho pocas son las personas que deciden dedicar tanto esfuerzo a una causa tan etérea. Aunque proliferen últimamente voluntarios servidores de la causa, ante el asombro de los ojos del pueblo y el estupor de los míos, no es una situación ordinaria, de hecho, es hasta increíble, lo normal, o lo vivido hasta ahora es algo muy diferente.
La hermandad de la Pastora genera trabajo como una gran empresa, pero sus “empleados” no reciben remuneración alguna, más que la simple satisfacción de estar allí, sus logros, generalmente son callados y sus errores vociferados, sus problemas de trabajo, de familia y de sus vidas no se los resuelve nadie más que ellos mismos y las interminables horas extras las paga la misma Virgen con una sola mirada.

Servir no es servirse, aunque algunos confundan términos desde hace mucho tiempo, no es momento de hablar de nadie, pero todos tienen en mente quien ha utilizado su cercanía a esta corporación para construir la economía familiar entorno a las necesidades de las fiestas, muy lícito por supuesto, pero inmoral cuando se aferran a ello. Servir no es servirse, de la posición que se ocupa para vetar a quien no me gusta o para presumir en este o aquel momento de la vara que llevo.

Los objetivos de una hermandad son perennes en el tiempo pero se actualizan y se hacen más complejos en la medida que la institución crece. Los objetivos de la hermandad de la Divina Pastora para los próximos años son grandes retos de superación, no de estancamiento o retroceso como pretenden otros, los objetivos y el futuro de esta corporación están en las manos del grupo que encabeza Antonio J. Castaño, eso, como se suele decir, lo sabe hasta el Nuncio, entonces ¿a que viene esta situación esperpéntica que atraviesa hoy la hermandad? Pues a lo contrario que hoy defiendo aquí, a servirse señores, a servirse, si el candidato contrario sabe, como me consta que lo sabe, que con el grupo que lleva, la hermandad tiene menos futuro que el vaso de un borracho, ¿a que viene formar esto?, ¿se ha atendido antes a los intereses de amigo, familiares o de otro tipo que a los del bien de la hermandad?, pues sí, y la prueba de ello es el episodio surrealista al que asisten los pastoreños. Donde está la cordura y la madurez es más que evidente, donde la insensatez y los intereses personales también.

Este comentario invita a todos a reflexionar sobre el verdadero servicio a la hermandad, a la de la Pastora señores, cuyos intereses son los únicos que deberían mirarse aquí, cuando se defienden más las posturas de las “candiles” que las de la Pastora o cuando se propone a un joven que es más niño que los que forman el grupo joven para que se haga cargo de éste, no se mira el interés de la institución puesto que así peligra el sentido de ésta misma. Algunos, comentan de broma, que éste es un grupo radical y revolucionario, yo les digo, en serio, que todo cambio es una revolución y prefiero que me tilden de tajante por defender y servir a la Pastora antes que de cobarde.

Antonio Lopez HernandezCandidato a Prioste primero

.

6 comentarios:

pastor_sevilla dijo...

mi mas sincera enhorabuena Antonio

carmenesga dijo...

GRACIAS ANTONIO.... MUCHISIMAS GRACIAS

Gallardete dijo...

Preciosas y exactas palabras para expresar qué emociones nuevas ha traido al pastoreñ@ la presencia de tod@s vosotr@s, en estos últimos años, en nuestra amada Hermandad.
Un fuerte abrazo y ¡adelante con fuerzas!

Pastoreño dijo...

Los administradores del blog queremos darte las gracias por colaborar en este espacio y de paso felicitarte por este gran articulo. Muchas Gracias!

pastora mari" dijo...

Antonio, Gracias por tus palabras y por tu magnífica colaboración. Me siento orgullosa de tener verdaderos AMIGOS como tú, y muy satisfecha al saber las ovejas que ella, nuestra madre tiene a su alrededor, gente con muchas cualidades y con muchisímo gusto, como eres tú.

YO, SOY PASTOREÑA!!

juan.gf dijo...

Antonio, es siempre un gozo leer cualquie artículo tuyo y más aún cuando tratas temas como el que aquí nos ocupa. Gracias por tu valentía, por tu claridad, por tu saber, porque siempre llamas "al pan pan y al vino vimo", personas como tú son las que tienen que regir el futuro de nuestra hermandad. Tendriamos que darte las gracias por muchas cosas, pero lo podemos resumir en: GRACIAS POR SER TAN PASTOREÑO.