domingo, 19 de agosto de 2012

Que le quitan la corona y le ponen un sombrero...


… Y la visten de Pastora a esa reina de los cielos”.
 Imágenes de la Virgen que en determinadas ocasiones adquieren la iconografía de Divina Pastora.

Este año de 2012 trae consigo un acontecimiento de gran calado para el pueblo de Almonte y para todos los rocieros, el tradicional traslado que cada siete años efectúa su patrona, la Santísima Virgen del Rocío desde su Santuario a la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de la localidad. Antes de extenderme en este articulo me gustaría felicitar a los pastoreños de Cantillana por este magnífico blog abierto a todos los devotos de la Virgen bajo la advocación pastoreña, no solo de Cantillana, sino los que siendo de fuera entramos con frecuencia para aprender y conocer más sobre tan sevillana advocación.
Con motivo de este traslado que acapara la atención del mundo rociero y de miles de fieles de toda Andalucía, me gustaría escribir sobre un tema bastante sugerente como es la multitud de imágenes marianas que sin ser pastoras son ataviadas de esta forma en algún momento del año, sin duda son una forma de expresión de las altas cotas que por estas tierras alcanzó la devoción pastoreña.
Y lo hago coincidiendo con esta venida de la Virgen del Rocío a su pueblo, porque sin duda es esta universal imagen el ejemplo más conocido de aquellas imágenes bien de gloria, o incluso dolorosas como veremos más adelantes, que en una determinada época comenzaron a ataviarse con atuendo pastoril.

Ntra. Sra. del Rocío, patrona de Almonte
Cuando se cumplen siete años del regreso a su Santuario de la Reina de las marismas, el pueblo de Almonte se prepara para otra nueva venida de la Virgen, las casas empiezan a ser encaladas y las vecinas comienzan a hacer flores de papel y a forrar los arcos que se levantan en honor a su patrona con motivo de tan importante celebración. En su blanca ermita marismeña, es el mes  de agosto cuando aparece con su traje de viaje o como popularmente es conocido por sus hijos “de Pastora”.

Este traslado de la Virgen a Almonte está documentado ya en 1607, se supone que anteriormente se hubiese llevado la Virgen a Almonte por motivos de la época: sequias, epidemias etc… Que eran los  motivos habituales para esta celebración sin fecha fija. Los motivos fueron diversos generalmente epidemias de peste o sequias, agradecimientos por sucesos relevantes o por peligros como el traslado de 1909 por la invasión francesa.  En 1949 se establece la costumbre de realizarlo cada siete años, y así sucede desde 1956 hasta la fecha.

Actualmente, la Virgen sale de su Ermita la tarde del 19  de agosto, coincidiendo con la celebración de la fiesta conocida popularmente como “Rocío Chico”, en que se renueva el voto del pueblo de Almonte a su patrona con motivo de la invasión napoleónica en 1813.  Como hemos indicado, la Virgen va vestida de Pastora y a hombros de sus almonteños recorre su aldea engalanada por el camino de los Llanos, donde a la puesta del sol, las camaristas cubren su rostro con un velo al que se conoce como “pañito”, entre el rezo de varias salves, cubren también a la Virgen con el guardapolvos que la protegerá del polvoriento camino. Durante todo el trayecto los almonteños saludan a su Virgen con multitud de salvas de escopetas, y así comienza la Virgen su recorrido por el camino de los llanos durante toda la madrugada entre arenas y pinos.
El bellísimo traslado de la Señora a Almonte ha inspirado multitud de Sevillana, donde  frecuentemente se apela a la Virgen del Rocío como "Pastora", adjetivo que se repite en los vivas de sus devotos “viva la Pastora de las marismas” o "viva la Pastora almonteña".

Pastora que vas a Almonte
yo quiero verte la cara,
que se esconde tras el velo
en esa oscura mañana.

Otra de las peculiaridades del traslado son las abuelas almonteñas que caminan delante de la Virgen portando sus atributos de reina: ráfagas, corona, media luna etc… Y cuya popularidad le han valido un monumento en una de las plazas de Almonte. Al amanecer, Almonte recibe a su Virgen en el Chaparral con las primeras luces del día, instante emotivisimo donde el fervor del pueblo almonteño alcanza su magnitud. El ritual se repite, entre el rezo de multitud de salves, las camaristas le quitan el guardapolvos y seguidamente el pañito. Al descubrir el rostro de la Virgen suena una atronadora salva de escopetas y los almonteños rompen en vivas y piropos a La Reina de las Marismas.

Ya por la mañana, la Virgen recorre varias calles de Almonte hasta la Iglesia Parroquial de la localidad, donde queda depositada entronizándose en su altar mayor. Allí permanecerá nueve meses hasta las vísperas de su fiesta de Pentecostes, nueve meses en que la parroquia se convierte en parada obligatoria para todos los vecinos, que se reúnen cada tarde a cantarle la salve, y hacen turnos de guardias durante la madrugada para custodiar a su patrona.

Pasado un tiempo, la Virgen vuelve a ser vestida de Reina y es entronizada en su templete procesional, las hermandades filiares acuden a rendirle pleitesía en sus peregrinaciones extraordinarias, y en la semana anterior a la fiesta de la Ascensión del Señor, culmina la solemne novena con la Función Principal y posteriormente, la Santísima Virgen recorre las calles de la localidad de la que se despide el domingo de la Ascensión en que vuelve a su Santuario de nuevo con traje de Pastora.

Cuando pasen siete años
quien te volverá a ti a ver,
Pastora de tu rebaño,
rompiendo el amanecer.

La venerada Imagen de la Blanca Paloma, es una talla del siglo XIII de estilo gótico, posteriormente en el siglo XVI fue adaptada para ser vestida al modo de las grandes damas españolas tal como la vemos actualmente. El Niño que porta en sus brazos es del siglo XVIII atribuyéndose a Cristóbal Ramos. Sobre el origen del traje de Pastora no está muy bien documentando pero existen dos hipótesis, la que sitúa su origen en el siglo XVII y la que sostiene que fue en el siglo XIX cuando empezó a vestirse de este modo.
Ambas postura convergen en la idea más probable. Si nos atenemos a que otras imágenes como la de Araceli empezaron a vestirse de Pastora a partir del siglo XVIII, puede ser más probable la segunda opción, no obstante tenemos un antecedente: La imagen de la Virgen Peregrina de Pontevedra, o la del mismo título de Sahagún (León), que aparecen vestidas como los peregrinos de la ruta Jacobea.

La costumbre de ataviar de Pastora las imágenes de la Virgen pudiese comenzar con el auge de la devoción pastoreña, influenciada por esta. Así vemos como en Lucena, la Virgen de Araceli empezó a ser vestida así tras unas predicaciones del apóstol pastoreño, Diego José de Cádiz. Los misioneros capuchinos divulgaron la advocación pastoreña y en pueblos y ciudades, las imágenes más queridas empezaron a vestirse de Pastora. Caso así podría ocurrir en Almonte, pero al adaptarse a una imagen erguida y no sedente como las pastoras, se adapta el traje de viaje de las grandes damas castellanas del siglo XVII.

Este se compone de una amplia falda ajustada al verdugado, normalmente en color crema utilizando ricos brocados, pero que en los dos últimos traslados se ha sustituido por faldas bordadas en oro. Sobre la misma se disponen dos filas de cinco corazones de plata, exvotos de la casa Real Española y que llevan grabado los nombres de los infantes, fueron recuperados en el traslado de 1998. El manto que cae sobre sus hombros es habitualmente de color granate en llamativos brocados y se le coloca con hermosos pliegues a la usanza barroca.

Sobre los hombres lleva la esclavina o bohemio, en terciopelo granate oscuro bordada en oro, y en su cabeza el característico sombrero de pastora con flores y lazos a la espalda, y bajo el cual asoma su pelo peinado con graciosos tirabuzones. Posee la Señora una amplia variedad de sombreros, pues en las últimas venidas viene estrenando uno. Es  el sombrero lo que le da la impronta de Pastora a este traje que aunque propiamente es de peregrina, el pueblo lo llama de Pastora y lo relaciona a la advocación surgida en Sevilla en 1703.
Hasta 1949, el Niño de la Virgen aparecía vestido de Rey con el mundo y el centro en sus manos. Ese año, la Hermandad de la Palma del Condado le regala al Divino Pastorcito las ropas de Pastor con pantalones, pellico de lana y sombrero de plata. En sus manos se le coloca unas flores y un cayado pequeñito.

Como a la Señora Almonteña, muchas replicas de la Virgen repartidas por la geografía se visten de Pastora, como por ejemplo Pilas, donde incluso cada siete años es vestida de Pastora en su procesión anual. En el Simpecado de Tomares, la imagen que es de vestir, acude a la romería con galas de Pastora cada siete años, coincidiendo con el traslado, y en el Simpecado de Villarrasa también vemos a la Blanca Paloma vestida de Pastora.


Ntra. Sra. de Araceli, Patrona de Lucena y del Campo Andaluz
La Cordobesa ciudad de Lucena tiene por patrona a la Virgen de Araceli, precisamente este año de 2012, los lucentinos celebran el 450 aniversario de la llegada de su patrona que según la tradición llegó desde Roma edificándose sobre la sierra de Aras el Hermoso Santuario que la guarda, una joya del barroco andaluz situado a mas de 800 metros de altitud dominando gran parte del territorio andaluz, es por esta situación estratégica en el centro de Andalucía por lo que se le considera patrona del Campo Andaluz.
Cada año, Lucena dedica grandes fiestas a su Patrona que fue coronada Canónicamente en 1948. Su fiesta se celebra el primer domingo de mayo con una lucida y solemne procesión por las calles de la ciudad acompañando todo el pueblo a la Virgen que goza de una extraordinaria devoción.

Para las fiestas Aracelitanas, la Virgen es bajada al pueblo el penúltimo domingo de Abril, es en este momento cuando es vestida de Pastora, recorriendo los seis kilómetros que separan su Santuario del pueblo en un bello templete de plata. El periodo en que se venera en Lucena está plagado de eventos y cultos en honor a la Virgen, la novena, el rosario de la aurora, el besamanos, la ofrenda floral… Y el primer domingo de junio regresa de nuevo al Santuario aunque en esta ocasión lo hace vestida de Reina, pero curiosamente el Divino Infante, si va vestido de Pastorcito. También en Navidad es costumbre vestirla de Pastora en el camarín de su Santuario.

En Lucena a este traje además de “Pastora” se denomina con mucha frecuencia como “de Divina Pastora”, dejando todavía más evidente la relación con el titulo promovido por fray Isidoro. El origen de la costumbre de ataviar de esta forma a la Virgen lucentina lo encontramos en las misiones populares de la orden Capuchina en Andalucía en los años finales del siglo XVIII, y especialmente por las dirigidas por el beato fray Diego José de Cádiz, cuyos inflamados sermones en la parroquia de San Mateo e incluso en la Plaza Nueva rebosaban devoción hacia la imagen de la Patrona y se decide vestirla así, siendo el Beato Diego un gran apóstol de la devoción pastoreña, además en san Mateo se conserva una pintura de la Divina Pastora.
Rápidamente cobró gran arraigo y así vemos ataviada a la Virgen de Araceli en numerosos grabados y litografías desde fines del XVIII. Con el tiempo la costumbre se perdió pero luego fue recuperada con acierto y se confeccionaron nuevos trajes de Divina Pastora para la Virgen de Araceli. 

El traje es similar al de la Virgen del Rocío, con amplia falda, capa o esclavina y sombrero sobre la cabeza dejando asomar el pelo natural bajo el mismo. En este caso la esclavina es de color verde, aunque también posee otra en tonos coral, curioso el detalle del Niño Jesús que igualmente luce atuendo pastoril y sombrero, y que lleva una ovejita de plata recogida con una cadenita, detalle que mantiene cuando la Virgen se viste de Reina, así como un canastito de plata. El centro de la Virgen es sustituido por una vara o cayado pastoril de plata y mantiene la media luna a sus pies.
Litografía del siglo XIX en el que se aprecia la Virgen
de Araceli vestida de Pastora.


La gran devoción aracelitana se extiende por toda España, gracias a los lucentinos que llevan el nombre y el fervor por su Patrona por donde quiera que vayan y han constituido hermandades filiares en Córdoba, Málaga, Sevilla, Madrid o Tarragona, en estos lugares se veneran replicas de la Virgen, algunas de ellas se visten también de Pastora al modelo de la original como ocurre con las replicas de la Virgen del Rocío, es el caso de la Virgen de Araceli de Málaga que se venera en la Iglesia de los Santos Mártires. 
  
Grabado del XIX con la patrona de Lucena
vestida de Pastora




Ntra. Sra. de Guaditoca, Patrona de Guadalcanal
Hace 375, la patrona de Guadalcanal era llevada a su pueblo por primera vez, en el presente año se celebra este aniversario con actos extraordinarios en honor de esta Virgen que aglutina la devoción de este pueblo de la sierra norte.
El Santuario de Guaditoca se encuentra a 12 kilómetros de Guadalcanal, en plena sierra sevillana lindando con Extremadura. En ese lugar se apareció la Virgen según cuenta la leyenda, la disputa entre Guadalcanal y el vecino pueblo extremeño de Valverde de Llerena por la propiedad de la Imagen quedó resuelta dejando en Guadalcanal a la Virgen y el Niño para Valverde de Llerena conociéndose como “el Niño Bellotero”, así cuando la Patrona es trasladada a Guadalcanal, el Niño es llevado a Valverde.

El Santuario fue muy celebre en siglos pasado, reuniendo a peregrinos de gran parte de Andalucía y Extremadura y celebrándose una importantísima feria de ganado. Actualmente la Virgen de Guaditoca es venerada medio año en su Ermita y la otra mitad en Guadalcanal celebrándose dos romerías, una el último domingo de abril para trasladarla al pueblo y otra el último domingo de septiembre para llevarla de nuevo a su casa.

La Imagen actual fue realizada en 1937 tras la destrucción de la primitiva, fue ejecutada por Illanes y posee un lunar junto a la boca, rasgo identificativo de la patrona de Guadalcanal que además no lleva niño en sus brazos por el motivo que mencionamos anteriormente. Para las dos romerías, la Virgen luce galas de Pastora. Desde antiguo es vestida así, con amplia falda roja o estampada, pellica de Pastora sobre el torso y capa o esclavina, normalmente en rojo, aunque también posee este atuendo en color blanco y otros colores, sobre las sienes cubriendo los tirabuzones un sombrero con flores de colores. En su mano, el cetro se cambia por un cayado de plata siendo portada en un templete plateado.


Ntra. Sra. de Escardiel, Castilblanco de los Arroyos
Cerca de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) encontramos la Ermita de Escardiel, curiosa advocación mariana genuina del lugar con orígenes fernandinos. La tradición sitúa el inicio de este Santuario en la aparición de la Virgen a un pastor junto a una encina que como prueba del milagro comenzó a dar unas bellotas con la Imagen de la Virgen grabada.
Mucha devoción tiene en Castilblanco esta imagen de tamaño inferior al natural y estilo gótico, muy retocada en épocas posteriores en que además se le añade el Niño actual realizado en plomo en tiempos de Juan de Mesa. En el santuario de Escardiel se venera también al Cristo de los Vaqueros, de Ruiz Gijón.

Cada año, en torno a la festividad del Dulce Nombre de María, el 12 de Septiembre, se celebra una popular romería en la que los castilblanqueños se trasladan al entorno de la Ermita, que curiosamente se encuentra en una dehesa privada y solo se accede en fechas señaladas como la romería. Por la noche tiene lugar la procesión con la Imagen de la Virgen vestida de reina, a la entrada los fieles pujan por portar las andas. El domingo se celebra la Misa y las carreras de cintas.

Aunque la romería anual tiene lugar en Septiembre, la festividad de la Virgen de Escardiel es el 15 de agosto, celebrándose cada cinco años en el pueblo a donde se traslada la Imagen. Precisamente, en el presente año, ha tenido lugar esta venida que congrega a numerosos devotos de Escardiel a los que se denomina “escardieleros”, celebrándose numerosos actos y cultos. Desde los años de 1970, este traslado en el que la Virgen era portada en carreta de bueyes se viene realizando al modo de Almonte, para ello es vestida de Pastora la imagen de la Virgen.

La venida tiene lugar el 12 de agosto saliendo por la tarde de su Ermita vestida de Pastora y es tapada por un guardapolvo para protegerla del camino. En la zona de “el mesón del agua” hace su entrada al pueblo y es descubierta por sus camareras. Seguidamente se traslada a la zona de “la huerta del puente” donde pasa la noche rememorando la antigua velada que tenía lugar cuando con la desamortización se suspendió la romería.
El día siguiente se traslada a la Parroquia del Divino Salvador y posteriormente se cambia su traje por el de reina, para su función del día 15 y la Solemne procesión en paso de tumbilla por el pueblo engalanado. La Virgen regresa a su ermita coincidiendo con su romería el segundo fin de semana de septiembre y para ello es ataviada de Pastora nuevamente. El traje de Pastora de la Virgen de Escardiel está inspirado en el de la Virgen del Rocío, por lo que conserva todas las características descritas anteriormente, está documentado que ya en el siglo XVIII se vistió de Pastora para una procesión extraordinaria celebrada en Castilblanco en honor de la Inmaculada Concepción

Como dato curioso mencionar que en la Ermita de Escardiel se venera un cuadro de la Divina Pastora de Cantillana, aunando así las dos máximas devociones marianas de los pueblos vecinos.


Ntra. Sra. de Cuatrovitas, Patrona de Bollullos de la Mitación
En plena comarca sevillana del Aljarafe se localiza el bello Santuario de Cuatrovitas, dentro del término de Bollullos de la Mitación, Cuatrovitas es una de las paradas emblemáticas del camino de Sevilla hacía el Rocío y en el mismo se venera a la Patrona de Bollullos de la Mitación y del Verdeo del Aljarafe.
Los datos más antiguos que se conocen de esta devoción son del siglo XVI, la ermita construida sobre una mezquita conserva el alminar de esta, en estilo Almohade y guarda la imagen más venerada de Bollullos, una talla de candelero, del siglo XVIII y tamaño menor al natural. El Niño Jesús que porta en sus brazos es de Gutiérrez Cano. Cada año para Santiago es trasladada a su pueblo donde en Septiembre recibe sus cultos y es sacada en procesión. El último domingo de octubre tiene lugar la famosa romería de Cuatrovitas en la cual de nuevo se devuelve a su Santuario portada en templete de plata sobre carreta de bueyes.

La romería de Cuatrovitas es una de las más populares del Aljarafe, participa todo el pueblo de Bollullos y muchos devotos de pueblos cercanos, es tradicional la realización de carretas denominadas “de pique” con papel rizado que alcanza una gran belleza plástica y pone en valor la creatividad de los bollulleros.

Cada año por Santiago, la Virgen de Cuatrovitas aparece vestida de Pastora y es trasladada a su pueblo por las mujeres. Durante el trayecto va cubierta con un guardapolvos que le es retirado en el Calvario, cuando entra en Bollullos ya entrada la noche. Originalísimo resulta el aspecto que adquiere esta imagen vestida de Pastora, bastante cercano a la iconografía creada por el capuchino Isidoro de Sevilla. Se dispone sobre un monte de corchos y flores silvestres simulando un risco y bajo un frondoso árbol natural, a los pies se le colocan dos ovejas con flores en sus bocas ofreciéndoselas a la Virgen, y el Divino Niño se coloca a los pies vestido de Pastor.

La Imagen mantiene su postura erguida y se viste con saya de diversos tonos, y sobre la misma se  coloca una pellica que ha evolucionado hasta un corpiño ajustado con bordados, una capa larga completa la vestimenta. En sus manos lleva un cayado de plata y luce diadema de estrellas, ni que decir que sobre su cabeza, dejando ver sus tirabuzones, se le coloca el clásico sombrero, realizado en hilos de oro y adornado con flores de colores.
El origen de esta costumbre se sitúa en el siglo XVIII y como bien se puede apreciar en la vestimenta, tiene una conexión bastante directa con la iconografía pastoreña tradicional.


Ntra. Sra. de la Soledad, Castilleja de la Cuesta
La Soledad de Castilleja es una imagen del siglo XVI y autor desconocido que goza de una extraordinaria devoción y que tiene la particularidad de adaptar durante el año su iconografía a diversos momentos. Habitualmente se encuentra como dolorosa tal como procesiona el Viernes Santo bajo paso de palio luciendo un rico manto de las hermanas Antunez. El Domingo de Resurrección procesiona vestida de gloria, con atributos de plata y un manto rojo del siglo XVIII. Pero si hay una ocasión en que queda patente esta peculiaridad, es en Navidad.

Durante los nueve días anteriores a la Navidad, la Hermandad de la Plaza celebra las tradicionales “jornaditas”, en las que se escenifica el camino de los Santos Esposos, José y María hacia Belén. Cada día aparece vestida de forma diferente escenificando una escena: caminando junto a José, calentándose en la hoguera, montada sobre la burra o de Pastora.
El día de Nochebuena aparece en el portal de Belén junto a san José y al Niño, y el día de la Epifanía, cerrando estos antiguos cultos, se expone en besamanos sentada con el Niño sobre sus regazos, configurando una iconografía similar a la de la Patrona de Sevilla, así procesionaba antiguamente el 15 de agosto.

Curioso es que a sus devotos le resulta particularmente emotivo verla vestida de Pastora, y es que hasta los años de 1960, además de vestirse de Pastora en las jornaditas, procesionaba de este modo el día de Santiago acompañando al Santo Patrón de Castilleja. De esta forma ha seguido saliendo para Santiago en algunos años jacobeos, la última vez en el 2004.

Parece ser que comenzó a ataviarse de Pastora en el siglo XIX por influencia de los capuchinos que incluso le cedían algunos elementos, como el Divino Pastorcito de Cristóbal Ramos de la Pastora de capuchinos de Sevilla como se ve en alguna fotografía de principios del XX. Para vestirse de Pastora, la Imagen se coloca sentada sobre una peña, pues posee un cuerpo articulado, que le permite adaptarse a esta portura. Se viste con saya, pellica y manto, en su izquierda se le pone el cayado de Pastora, contando para ello con un cayado propio rematado por la cruz de Santiago, emblema de la Parroquia y de la Hermandad. Sobre su pelo natural peinado con tirabuzones se le coloca un sombrero de hilos de oro y flores de tela, mientras que con su diestra acaricia un cordero, exactamente como las Pastoras Sevillanas.

También el paso, cuando sale, cobra un aspecto similar al de las Pastoras: Monte de corchos, ovejas, flores silvestres y un árbol natural. Aquí podemos hablar que se viste de Pastora propiamente dicho, siguiendo fielmente el estilo de las imágenes de esta advocación.
Altar de las tradicionales jornaditas de Castilleja con la Virgen de
la Soledad vestida de Pastora



Ntra. Sra. de La Esperanza, Hinojos
Hinojos en la provincia de Huelva, posee entre sus devociones más queridas la Virgen de la Esperanza que se venera en la Ermita de Ntra. Sra. del Valle y es titular de la antigua hermandad de la Vera-Cruz. Esta cofradía hace estación de penitencia el Jueves Santo con el Cristo de la Vera-Cruz y la Virgen de la Esperanza bajo palio, adaptándose a la iconografía tradicional de dolorosa.

Desde antiguo, en mayo se celebraba en el pueblo fiestas en honor de la Santa Cruz de Cristo a la que se le ofrece el tradicional romero, pronto se incorpora a esta celebración la Virgen de la Esperanza. En los años veinte del siglo XX, comenzó a ser vestida de Pastora por primera vez causando un gran fervor en el pueblo hasta el punto que comenzó a denominarse como Divina Pastora, como oficialmente se recoge en el titulo de la Hermandad donde se refleja que la advocación completa de la Virgen es: Ntra. Sra. de la Esperanza, Divina Pastora. Desde entonces para el “romerito” se viene vistiendo de esta forma, siendo esta fiesta una de las más populares de Hinojos, atrayendo gran cantidad de visitantes.

El Romerito comienza el viernes de la semana posterior al Corpus Christi con el pregón, el sábado por la mañana se sale al campo a recoger el romero y por la noche se traslada la Santa Cruz y la Divina Pastora hasta la Parroquia de Santiago, siendo acompañada por la banda de música y numerosos cruceros vestidos con el traje típico de la región cantando y bailando sevillanas.

La Virgen de la Esperanza de Hinojos
vestida de Pastora en los años de 1930
El domingo por la mañana es la función principal del romero y por la tarde los titulares vuelven a la Ermita del Valle en una hermosa cabalgata de carrozas realizadas artesanalmente por los hermanos de la Vera-Cruz y en las que van las damas y reinas de las fiestas, así como la Santa Cruz en la primera de ellas. La Divina Pastora vuelve en su paso acompañada de infinidad de devotos cantándole sevillanas y aclamándola con vivas y piropos. A las puertas del Valle se le hace la ofrenda de romero y así finaliza esta celebración.

La Virgen de la Esperanza es del siglo XIX y de Gabriel de Astorga, es una imagen letifica de gran belleza que sigue el estilo de la época en que se realizó. Posee sobre su mano izquierda al Niño Jesús, y en la derecha un cetro o ancla, símbolo de su advocación. Luce ráfagas en forma de ocho, corona y media luna a sus pies. En cuaresma se le quita el Niño y se viste de hebrea y en semana santa sale como Dolorosa.
Con la celebración del romerito en Junio, la Virgen procesiona en unas pequeñas andas en forma de monte adornado con especies naturales y flores, y se coloca bajo un frondoso árbol natural, en el monte se colocan varias ovejas y el Niño Jesús vestido de Pastorcito y que se retira de los brazos de la Santísima Virgen para así lograr la iconografía pastoreña. La Virgen se muestra sentada vestida con saya, pellico y manto y en su derecha lleva un cayado de plata dorada y en la izquierda acaricia una de las ovejas. Sobre la cabeza se dispone el sombrero. Como en Castilleja, esta Imagen, adquiere toda la impronta de la iconografía pastoreña. El fin de semana posterior al romero, se celebra un besamanos de acción de gracias en el que se muestra también ataviada de Pastora.




Ntra. Sra. del Rosario, Alcolea del Rio
El segundo domingo de mayo, el pueblo sevillano de Alcolea del Rio celebra su romería en honor de la Virgen del Rosario. La Patrona de la localidad es la Virgen del Consuelo, pero la advocación rosariana levanta un enorme fervor entre los alcoleanos, siendo titular de la hermandad de la Vera-Cruz, establecida en la ermita del Cristo.

La actual imagen es de Pineda Calderón, realizada tras la guerra civil y desde 1943 se celebra una alegre romería en la que se traslada a la Virgen hasta su Ermita en el Algarrobo, para esta ocasión es ataviada de Pastora, de forma similar a la Virgen del Rocío de Almonte, con saya, capa o esclavina y sombrero, pero en esta ocasión se sustituye el cetro por una larga vara de palta repujada imitando un cayado y al Niño en vez de Pastorcito, se viste de flamenco con sus zahones, chaquetilla y sombrero de ala ancha.

Los días previos a la romería se celebra un pregón y la misa de romeros, para estos eventos ya aparece ataviada de Pastora. El día antes se hace un concurso de carrozas que alcanza gran participación. La Romería se inicia bien temprano y por la noche se regresa al pueblo. En octubre, coincidiendo con su fiesta, la Virgen sale en un paso portada por costaleras, en esta ocasión va con el atuendo tradicional de gloria.




Ntra. Sra. de la Antigua, Patrona de Hinojosa del Duque
En el valle de los pedroches, al norte de Cordoba, está Hinojosa del Duque una típica villa serrana que posee un gran templo parroquial conocido como la catedral de la sierra. Tiene por patrona a la Virgen de la Antigua que se venere en una ermita a más de doce kilómetros de la localidad.
La imagen original, cuya devoción hunde sus raíces en tiempos de la reconquista, fue destruida en la contienda civil, pero muy pronto el pueblo de Hinojosa encargó la imagen actual, replica de la desaparecida. Dos domingos después de Resurrección se celebra la tradicional romería durante la cual se traslada al pueblo la Virgen.

De la romería destaca la entrada al pueblo a la luz de las antorchas, la noche del domingo. El primer domingo de Septiembre vuelve de nuevo a su ermita en el campo, portada siempre por sus devotos.
La tradición de Hinojosa sostiene que cuando la Imagen de la Patrona se encuentra en el pueblo vista de reina, mientras que en sus romerías y su estancia en la Ermita, viste de Pastora.

El traje de Pastora de la Virgen de la Antigua es parecido al de la Virgen del Rocío de Almonte, con amplia saya, capita a modo de esclavina y sombrero con flores. El cetro se sustituye por un cayado grande y el Niño en este caso no viste de Pastor, sino con el mismo traje de cuando viste la Madre de reina, pero su corona se cambia por un sombrerito. Curiosamente este Niño posee pelo natural como la Virgen.


Ntra. Sra. de la Coronada, Patrona de Calañas
Otra Imagen que se viste de Pastora, es la patrona de Calañas, pueblo onubense situado en el Andevalo.
Bellísimo es el Santuario donde se venera la Virgen de la coronada, situado en un precioso paraje llamado Sotiel y próximo al Rio Odiel y frente al cual está la Ermita de otra Virgen, la de España, venerada por el cercano pueblo de Beas.
Ambas Ermitas son consideradas de las más antiguas de España, y las dos advocaciones son muy veneradas en estos pueblos, ambas se suelen vestir de Pastora.

La de la Coronada fue realizada por Sebastián Santos Rojas en 1937 copiando la antigua, es una pequeñita imagen de candelero con el Niño en sus manos y un clavel, es un ejemplo de Imagen “abridera”, pues en su interior posee un hueco con otra Imagen, tal como la talla antigua que albergaba en el interior la originaria, esta imagen fue ejecutada por Castillo Lastrucci y mide 15 centímetros.

El Lunes de Pascua, cuando se lleva la Imagen desde la Ermita al pueblo, se viste de Pastora, lo hace de una forma similar a la de Cuatrovitas, colocándose hasta el árbol detrás, pero dentro de su templete de plata. El niño permanece en sus brazos vestido de Pastor, y antiguamente se le colocaban también ovejas a sus pies. Desde antiguo viene realizándose esta costumbre cuando la Santísima Virgen Coronada se traslada a su pueblo de Calañas.


Ntra. Sra. de España de Sotiel-Coronada
También en Sotiel, frente a la Ermita de Coronada, se venera la Virgen de España en su propia ermita que aunque está en término municipal de Calañas, es especialmente venerada por el pueblo de Beas donde radica su Hermandad.
La Imagen actual de la Virgen de España es de Castillo Lastrucci, realizada después de la guerra civil en que la antigua fue destruida como en tantos casos, es de candelero y aparece sentada en un trono portando al Niño en sus brazos.

El tercer fin de semana de mayo, celebran sus devotos la tradicional romería durante la que se procesiona la Imagen por la aldea de Sotiel, cada cierto tiempo la Imagen se traslada al pueblo de Beas, como se hace desde hace más de 300 años. También se ha llevado a Valverde del Camino en alguna ocasión. Para estos traslados, se viste de  Divina Pastora, con saya, pellica, manto y sombrero de hilos de oro, el Niño en sus brazos vestido también de Pastorcito y el cetro sustituido por un cayado de plata como los que ostenta las Imágenes pastoreñas.








Ntra. Sra. de Gracia de la Alcantarilla, Patrona de Belalcazar
El Santuario de la Alcantarilla se sitúa en el norte de Cordoba, en el conocido Valle de los pedroches, siendo un santuario fronterizo con Extremadura. Su titular es la patrona de Belalcazar y es muy venerada en la localidad.
El último fin de semana de Abril, los vecinos celebran la romería para trasladarla al pueblo, la distancia entre ambos es de más de 20 kilómetros, y son muchos los fieles que por promesa acompañan a su patrona siendo muy emotivo el paso por el rio Zújar, la llegada al pueblo se hace al anochecer.

La Imagen a la que cariñosamente llaman “la chiquinina” viste de Pastora para esta romería, lo hace de una forma bastante humilde y sencilla, sin grandes ostentaciones de bordados y ricos tejidos, pero es otra muestra bastante elocuente de la expansión de la devoción pastoreña y la adaptación de otras imágenes a esta iconografía.









Ntra. Sra. de Guadalupe, Patrona de Úbeda
La Famosa ciudad de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad, tiene por patrona a la Santísima Virgen de Guadalupe que es venerada en el Santuario del Gavellar y a la que los devotos apodan “la chiquitita”.
Su origen se remonta a los tiempos de la reconquista como la mayoría de las antiguas devociones peninsulares, pero la primitiva imagen románica desapareció en los disturbios de 1936, haciéndose una talla nueva siguiendo el modelo de la desaparecida.

Se trata de una Imagen pequeñísima tallada toda en un bloque y sedente con el Niño de Dios en sus manos. Desde el barroco se muestra vestida con mantos y sayas bordadas, para ello se coloca en un candelero y se cubre totalmente con una saya, ocultando toda la imagen excepto las caras de la Virgen y el Niño. Se le colocan unos brazos postizos fuera de la talla, en el que se le coloca un centro y unas espigas de trigo realizadas en oro. Sobre la cabeza una larga peluca de tirabuzones,  un rostrillo metálico sobre el rostro y una corona de plata. Todo el conjunto se rodea de ráfagas y media luna que le dan una apariencia mayor.

Las fiestas de la venerada Imagen, que cuenta con hermandades filiares en Madrid, Barcelona y Sevilla, se desarrollan en la Ciudad a donde se traslada coincidiendo con el último domingo de abril. En esta romería la Virgen va en una pequeñita urna neogótica y hace una parada en la aldea de Santa Eulalia, para ello la Virgen se viste de Pastora de una forma bastante curiosa. Se le retira las ráfagas y la corona, el atuendo más sencillo guarda la misma forma que cuando está de reina: saya y manto, rostrillo y peluca. La corona se sustituye por un pequeñito sombrero metálico y el cetro por un cayado. Así se venera a la Virgen de Guadalupe tanto en esta romería como en el posterior regreso en el mes de Septiembre y mientras está en el Santuario.


Ntra. Sra. de Botoa, co-patrona de Badajoz
También a Extremadura, llegó la costumbre de vestir de Pastora a las imágenes más veneradas y así ocurre con  la conocida Virgen de Botoa, que se venera en las cercanías de la ciudad de Badajoz. Siendo la patrona de la ciudad la Virgen de la Soledad, esta imagen mariana goza de una extendida devoción y es titular de una hermosa Ermita a más de quince kilómetros de Badajoz, cerca del Rio Gévora.

La Imagen de Botoa es de Miguel Sánchez Taramas en 1713 y representa a la Virgen María como una iconografía similar a la de la Inmaculada Concepción, con las manos juntas y un rostro de enorme hermosura. Esta Imagen barroca no lleva Niño pero tradicionalmente en sus manos juntas se le coloca un ramo de flores.
La Romería en honor a la “Reina de los Campos” como se denomina a está venerada talla, tiene lugar anualmente el primer domingo de mayo y durante la misma, la corona de la Virgen es cambiada por una pamela adornada con flores, cobrando así el aspecto de Pastora. Es procesionada por los alrededores de su Santuario acompaña de las “lavanderas” que con el traje típico entonan cantos populares a esta Pastora pacense.




Ntra. Sra. de las Nieves, patrona de Benacazón
En el aljarafeño pueblo de Benacazón existe una gran devoción por la advocación de las Nieves. Patrona de la localidad y titular de la parroquia que preside durante todo el año, tiene sus fiestas en torno a su festividad, el 5 de agosto.
Es una imagen del siglo XVIII de la iconografía tradicional sevillana de imagen de gloria, de pie con el niño y centro, y ráfagas y luna a sus pies. Cada año por Navidad se coloca en el portal de Belen y suele hacerlo vestida de Divina Pastora.

Para ello se pone en posición sedente, se le cubre el torso por una pellica de lana y se le dispone su manto bordado como en las imágenes de esta advocación. En la mano del cetro se le pone el cayado de plata y sobre su cabeza descubierta luciendo sus clásicos tirabuzones, el sombrero. Alrededor se le coloca un par de ovejas y de fondo un árbol, de esta forma, como los casos de Castilleja e Hinojos adquiere toda la iconografía de una Divina Pastora.








Ntra. Sra. de los Remedios, Patrona de Aljaraque
Cerca de Huelva encontramos el pueblo de Aljaraque cuya parroquia está dedicada a la advocación de los Remedios que además es patrona de la localidad.
La Imagen actual es de León Ortega, siendo bendecida en 1951, años después comienza a realizarse en su honor una popular romería durante la cual desde el comienzo se empieza a vestir de Pastora.


La Romería de los Remedios se ha convertido en la fiesta grande de Aljaraque, la ermita construida para albergar la Imagen durante la celebración es la segunda más grande de la provincia, tras la del Rocío. Durante esta, la Virgen es trasladada en un templete de plata ataviada de Pastora, con saya blanca, manto de brocados rojo y sombrero de hilos de oro en su cabeza. El Niño también se viste de Pastor y el centro se cambia por un cayado de plata dorada y repujada.








Ntra. Sra. de la Sangre de Huevar del Aljarafe
Cuanta la tradición que la Virgen de la Sangre se le apareció a un pastor en un paraje cercano al pueblo sevillano de Huevar. La Virgen es titular de la Hermandad de la Vera-Cruz y aun siendo Imagen de gloria, del siglo XVI, sale en semana santa como Dolorosa acompañando al Cristo de la Vera-Cruz.

En Septiembre tiene lugar sus fiestas de gloria, en las cuales se exorna al pueblo con arcos y luces. Durante estas fiestas sale en procesión en un paso de gloria luciendo sus ráfagas y atributos de reina. Dentro de las fiestas se celebra una popular romería durante dos días, llevándose el Simpecado de la Sangre en carreta de bueyes.  Al regreso de los romeros, la Imagen de la Virgen sale a recibirlos en un paso de palio llevado por maniguetas. Para la ocasión va vestida de reina con el Niño en sus brazos pero sentada en un trono.

Cada cinco años, es la Virgen de la Sangre la que participa en la romería y para ello es ataviada de Divina Pastora, se dispone sentada a la sombra de un árbol natural sobre un pequeño monte de corcho y flores. Viste saya pellica, manto y sombrero. Lleva en su izquierda un cayado de plata, y con la diestra acaricia una oveja. El Niño Jesús se le coloca delante, sobre el monte vestido de pastorcito, mientras que otras veces va en los brazos de su Madre.


Foto: Clamor y Silencio

Ntra. Sra. de la Cabeza de Rute
Rute, en el sur de Cordoba, posee una de las cofradías filiares más importantes de la matriz de Andújar. La Imagen de la morenita es muy venerada en este pueblo y posee una Imagen antigua que difiere bastante de la original de Andújar, pues es de mayor tamaño y con la tez blanca. En su honor celebra Rute unas lucidas fiestas en las que se saca en procesión varias veces.

Para los cultos la Virgen es entronizada en un templete de plata y se viste de Pastora como ya lo hacía antiguamente. Cuando se recuperó este atuendo en el 2005, se utiliza como ejemplo la vestimenta de la Virgen de Araceli de la cercana Lucena. Por ello el atuendo que luce la Morenita de Rute cuando viste de Pastora es exactamente igual que el de Araceli, siendo en este caso en color verde y colocándose una mantilla sobre el pelo a la Virgen, sobre la cual reposa el tradicional sombrero.






Ntra. Sra. de los Remedios, de Aguilar de la Frontera
Aunque la patrona de Aguilar es la Virgen del Soterraño, la de los Remedios acapara una gran devoción y es titular de la cofradía de la Vera-Cruz que reside en la Iglesia del mismo nombre. La talla de Ntra. Sra. de los Remedios responde a la iconografía letifica pero es procesionada el jueves Santo bajo palio como dolorosa y en mayo con motivo del día de la Cruz sale de gloria.
En el fin de semana posterior al Corpus se celebra la romería de los Remedios, una de las más populares y multitudinarias de la campiña Cordobesa y que a pesar de su reciente origen, hace unos treinta años aglutina a todo el pueblo de Aguilar e incluso una hermandad filial en Montilla.

Desde el comienzo de esta fiesta, se viene vistiendo de Divina Pastora, influenciada por la del Rocío, en este caso la Imagen adopta una postura sedente y se cubre con pellica de pastora y manto celeste, el Niño en sus brazos también viste de pastor y el cetro se cambia por un largo cayado. Sobre sus tirabuzones se le coloca el sombrero distintito de la advocación pastoreña.

La iconografía pastoreña en la imagen de los Remedios de Aguilar está muy consolidada y así la podemos ver en los estandartes de las “hermandades romeras”, en azulejos etc.


Ntra. Sra. de la Paz, Patrona de Ronda
La romántica ciudad de Ronda tiene por patrona a la Virgen de la Paz, imagen veneradísima en toda la serranía a la que se le rinde culto en su Santuario situado en la zona antigua de la Ciudad. Es un bello edificio barroco con retablos rococó y el hermoso camarín de la patrona en el centro de su retablo principal.
La Imagen responde a los cánones tradicionales de Imagen letifica, es antigua, del XVI, y lleva en sus brazos al niño Jesús. En su larga historia plagada de acontecimientos y hechos prodigiosos a procesionado también como Dolorosa acompañando en Semana Santa a las Imágenes pasionales. Cada año, en el mes de Enero se le dedica una novena y en su festividad, el día 24 de ese mes, la función principal y el besamanos durante el cual se dispone a la Señora sentada en un bello trono que posee.

La procesión tiene lugar el segundo domingo de mayo, coincidiendo con el aniversario de su Coronación Canónica que se produjo en la Alameda del Tajo, el 15 de mayo de 1947, en 1954 fue declarada alcaldesa perpetua de Ronda. Posee numerosas condecoraciones y bastones de mando, su ajuar también es muy rico contando con numerosos mantos y joyas.

Devotísimo de la Señora fue el Beato Diego José de Cádiz, que le compuso su novena y le regalo algunas piezas de su ajuar de vuelta de sus misiones. Precisamente, como el deseó, sus restos responsan a los pies de la Virgen  en una arqueta de plata. Por el Beato Diego, que como sabemos fue el gran apóstol de la devoción pastoreña junto a Fray Isidoro, llega la influencia de vestirla de Pastora en determinadas ocasiones y así posee en su ajuar un traje de Pastora antiguo. La tradición se perdió y recientemente se ha recuperado en el contexto de la salida en peregrinación de la hermandad rociera de Ronda, entonces se viste de Pastora a la Virgen de la Paz. En este caso mantiene sus ráfagas de reina y se viste con saya y capa de tejidos antiguos adornados con flores de tela, en su cabeza, sobre la mantilla, el sombrero de Pastora. Al Niño se le pone un pequeño corpiño en tonos coral bordado y otro sombrero como a su Madre.


Otras Imágenes que se visten de Pastora son:

Ntra. Sra. de las Flores, Patrona de Encinasola

Ntra. Sra. de Belén, Patrona de Gines

Ntra. Sra. del Rosario, Patrona de El Cuervo

Ntra. Sra. de la Esperanza de la Redondela

Pura y Limpia, Patrona de Pruna

Ntra. Sra. de Belén de las Navas de la Concepción

Ntra. Sra. de los Remedios, patrona de Zuheros (Cordoba)

Ntra. Sra. de las Mercedes de Mairena del Aljarafe (Sevilla)

Ntra. Sra. del Valle de Alcalá del Valle

Ntra. Sra. de la Cabeza de Priego de Cordoba

Ntra. Sra. del Monte de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real)

Ntra. Sra. de Tentudia de Monesterio (Badajoz)

Ntra. Sra. del Rosario de Almonaster la Real (Huelva)

Virgen del Rosario de Caravaca de la Cruz (Murcia)

Virgen de los Santos de Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real)

Virgen de la Paz, Patrona de Beas de Segura (Jaén)


Un caso extrañísimo pero digno de mencionar es el de la Imagen de Santa Marina en la aldea de Valdezufre, perteneciente a Aracena.

Extrañísimo caso decimos, pues no se trata de una Imagen de la Virgen sino de la Mártir Santa Marina que como patrona de la aldea es venerada en una antigua ermita medieval a las fueras de esta. La Imagen fue bendecida en 1940 siendo atribuida a Antonio Castillo Lastrucci o a su taller, siendo de las llamadas de candelero o de vestir.

Para el verano y sus fiestas, suele vestirse de Pastora, para ello se coloca sentada y se viste con saya bordada, pellica tradicional de cordero, como todas las Pastoras, y sombrero de hilos de oro sobre su cabello negro peinado en tirabuzones. Con su mano derecha sostiene el cayado pastoril realizado en metal plateado y con su mano izquierda acaricia una oveja. A veces incluso se le coloca la Imagen del Divino Pastorcito junto a ella.

Esta curiosísima costumbre deriva posiblemente de que la santa en cuestión se dedico durante parte de su vida al oficio de Pastora, no obstante la representación que adquiere al ataviarse de esta forma es la de la Madre de Dios, puesto que comparte todos los elementos propios de la repetidísima iconografía pastoreña propuesta por Isidoro de Sevilla.




La Virgen de Araceli de Sevilla, vestida de
Pastora en el Belén de la Iglesia de San
Andrés. Foto: Roberto Villarrica.
Casos excepcionales
Hemos visto un gran número de Imágenes de la Virgen que en algún momento del año y cada cierto periodo como es el caso de la Virgen del Rocío, son vestida de Pastora, seguramente existen muchos más casos que no hemos podido localizar, pero también hay otras que en alguna ocasión esporádica y especial se ha ataviado de esta guisa, el caso más conocido y a la vez más sorprendente, es el de la Virgen de la Esperanza de la Hermandad de la Trinidad de Sevilla, establecida en la Basílica de María Auxiliadora.

La bellísima dolorosa que labrara Juan de Astorga procesiona el Sábado Santo bajo palio y ha sido coronada canónicamente, fue vestida en una sola ocasión como Pastora. El motivo fue el regreso del conocido capuchino Claudio de Trigueros a Sevilla después de un tiempo de ausencia de la ciudad y como muestra de afectuoso recibimiento la cofradía trinitaria vistió a su titular de Pastora, la advocación que tanto amaba el capuchino.

Se conservan fotografías en las que se aprecia el aspecto de la dolorosa sevillana con esta indumentaria. Aparecía sentada con pellica, sombrero sobre una peluca de tirabuzones, el cayado en su izquierda y un cordero acariciándolo con la derecha, exactamente igual que las imágenes pastoreñas de Sevilla.

Otras imágenes que en alguna ocasión han sido vestidas de Pastora son la Virgen de Araceli de Sevilla, la Virgen del Rosario del sevillano Barrio León, Ntra. Sra. de la Encarnación de Aznalcazar, la Virgen del Rosario de Carrión de los Céspedes, Ntra. Sra. del Rosario de Benacazón y Ntra. Sra. de los Dolores de Albaida del Aljarafe.

Ntra. Sra. del Rosario de Benacazón.

Conclusión
Como vemos son muchas las imágenes de la Virgen que aunque respondan a otra iconografía y advocación, son vestidas de Divina Pastora  en alguna ocasión o por algún motivo concreto. Todo ello viene a demostrar una vez más la magnitud que llegó a alcanzar la devoción pastoreña, siendo un fenómeno digno de ser estudiado con profundidad.

Las Imágenes que comenzaron a vestirse de esta forma más recientemente son por influencia rociera, pues es la Patrona de Almonte el ejemplo más destacado de imagen mariana adaptada a la iconografía pastoril, aunque en este caso el traje sea más bien el de viaje que de Pastora propiamente dicho aunque popularmente todo el mundo lo conoce como “de Pastora”. La influencia que el fenómeno rociero ha jugado durante el siglo XX en otros lugares, condiciona que para las romerías, en algunos pueblos parezca el atavió de Pastora el más apropiado para sus imágenes.

Actualmente son muchas las imágenes que conservan esta tradición de vestirse de Pastora, siendo los ejemplos más significativos además de la Virgen del Rocio, la Virgen de Araceli de Lucena, la de Cuatrovitas de Bollullos, la de la Soledad de Castilleja de la Cuesta, la Esperanza de Hinojos, la Virgen de Guaditoca de Guadalcanal, la Virgen de la Coronada de Calañas, la Virgen de Escardiel de Castilblanco, la Paz de Ronda, la Virgen de la Sangre de Huevar, la Virgen de Guadalupe de Úbeda, la Virgen de la Antigua de Hinojosa del Duque o la Virgen del Rosario de Alcolea del Rio, así como el curioso caso de Santa Marina de Valdezufre.

Fco. M. Rodríguez.
Ntra. Sra. de los Dolores en su Soledad, Albaida del Aljarafe.

.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso articulo que muestra la universalidad de la advocación de Pastora.

benacazonerito dijo...

Desde Benacazón, dar las gracias a los pastoreños de Cantillana por aportar dos fotografías que desconocía de mi Virgen de las Nieves y de la Virgen del Rosario de mi pueblo.

Es un artículo muy interesante.

Anónimo dijo...

También la Imagen de Nuestra Señora de las Mercedes, principal devoción de Mairena del Aljarafe se atavía de forma excepcional en sus Cultos de "las Jornaditas" que se desarrollan en diciembre.

Hace muchos años que no se atavía así y alguna fotografía en color hay.


un abrazo